viernes, 29 de octubre de 2010

CUANDO LA PESCADILLA TE MUERDE LA COLA



Olvidar el pasado lleva su tiempo y no es fácil.

Darse cuenta de que el pasado ya se ha olvidado de ti también es difícil de asimilar.
Sobre todo cuando esta certeza te pilla por sorpresa.

lunes, 25 de octubre de 2010

YO CONFIESO

Creía que yo no, que a mí no me tocaría nunca, que a mí no me pasaría, que yo no, por favor, anda ya qué dices...
Pero sí, yo también, como todos los demás. Como todo hijo de vecino, como la gente corriente y moliente.
Soy vulgar. Lo reconozco.
Tengo una manía: no soporto las pegatinas que les ponen a las cosas que venden en las tiendas. Las odio. Odio aquellas que no salen y se quedan medio pegadas, pegajosas y sucias. Las odio. No lo puedo evitar. Es una compulsión: pegatina que veo, pegatina que arranco.
Que nadie ponga una pegatina en mi camino, porque me pongo de los nervios y se me erizan los pelillos del lomo.
Las pegatinas son como para mí como la kriptonita para Clark Kent.

Pero yo no soy un súper héroe que se debilita y pierde sus poderes, soy mucho más prosaica y lo único que sucede es que se me pone cara de mala uva.

LO ORIGINAL

Las buenas ideas se copian.
Y las malas también.

Lo original, lo primero, es difícil de alcanzar.
Pero se puede.
Aunque no todo lo original es bueno.
¿Perogrullada?
Tal vez.
¿Original?
En absoluto.

ZEN


No soy una persona zen.

Rechino los dientes por las noches, me duelen las paletas por el día, me pongo nerviosa cuando me dan la mano en lugar de dos besos, digo tonterías cuando no sé qué decir porque el silencio me incomoda y me suele costar ponerme en el lugar de los demás, porque hay mucha gente y demasiados lugares.
Parezco tranquila pero es mentira.
Me dicen que soy buena y tampoco es verdad.
Lo que sí tengo claro es que la paciencia no es una de mis virtudes. 

Me gustaría ser zen y alcanzar la tranquilidad de espíritu. Pero creo que aún me queda mucho para ello.

No importa, lo que tenga que ser será, tampoco me voy a estresar más de la cuenta, que luego rechino los dientes y el dolor de paletas no me lo quita nadie.

miércoles, 20 de octubre de 2010

YO CONTRA EL MUNDO

Hoy el mundo se ha levantado en contra de mí o puede que sea al revés y me haya levantado yo en contra del mundo.
Creedme cuando os digo que no ha sido premeditado, para nada.
Yo me desperté, me desperecé, me puse las zapatillas y de camino a la cafetera, el mal humor me asaltó y se apoderó de mí.

No es práctico estar en contra del mundo puesto que llevas todas las de perder. Claramente.
Así que o me cambia el humor o a ver qué hago, porque es obvio que al mundo le importa un pito todo esto.

Voy a ver si alguien o algo me levanta el ánimo.

Un bocata de calamares podría valer.

lunes, 18 de octubre de 2010

LAS COSAS COMO SON


Soy una mujer desinformada desprovista de poder.
No creáis que este hecho me inquieta, más bien me sosiega.
Un gran poder conlleva una gran responsabilidad y yo soy una irresponsable invadida por el sosiego.

domingo, 17 de octubre de 2010

LO PRIMERO ES LO PRIMERO

Es domingo y tengo prisa.
No me gusta sentir prisa un domingo por la mañana, pero hoy es diferente.
De vez en cuando hay que hacer excepciones o las reglas serían muy aburridas.
Ya voy, domingo, ya voy.
Me esperan las tostadas con baked beans pues hoy nadie me libra de este capricho.
Los caprichos caben en cualquier sitio, incluso en las mañanas de domingo sin pereza.

jueves, 14 de octubre de 2010

PREGUNTAS SIN RESPUESTA

¿Por qué a veces me molestan cosas sin la menor importancia?
¿Y a veces cosas de lo más importante me dan completamente igual?
¿Será que soy tonta?
¿O será algo normal?

miércoles, 13 de octubre de 2010

lunes, 11 de octubre de 2010

ODA AL SUGUS


Mi jefa es sabia.
Mi jefa ha puesto un cesto con sugus a la entrada de su oficina.
Todo el que entra se lleva un rapapolvos (o no) pero sale con un sugus en cada mano (hecho científico y probado).
Yo antes no iba tanto por la oficina de mi jefa.
Ahora entro cuando ella está y me cojo un sugus.
Y cuando no está, entro y le robo unos cuantos.
Los sugus robados son los más ricos.
Mi vida ha mejorado desde que he puesto un sugus en ella.
Los detalles pequeños y sencillos son los que marcan la diferencia.

domingo, 10 de octubre de 2010

POWER PLATE

Ayer se me ocurrió ir a una clase de Power Plate. Me la recomendó mi osteópata para mejorar mi tren superior, porque el inferior lo tengo de fábula.
Me dejé llevar por la euforia y ya me veía a mí misma como una súper atleta corriendo carreras de montaña o compitiendo en triatlón.
No lo dudé y compré un bono de cinco sesiones, de treinta minutos cada una de ellas.
Os juro que no tenía mucha fe en ello.
¿Que te montas en una máquina que te mete un chorro de vibración brutal y así haces un ejercicio increíble? ¿Que te mueve los músculos a toda velocidad y te estimula la circulación y no se qué más pijadas? No sé, no sé.

Madrugué, caminé media hora bajo la lluvia y llegué empapada dispuestísima a ponerme en lo alto de la power-plataforma.
El monitor sólo me decía: ponte así, saca el culo, baja las rodillas, mantente en esa postura y acto seguido activaba la máquina durante sólo 30 segundos, tras los cuales me ardían todos los músculos.
Cuando tocó hacer abdominales con el culo sobre la plataforma y guardando el equilibrio, casi muero. O casi me desmayo.
Terminados los treinta minutos, salí de la sala chorreando de sudor, extenuada y lacia como si hubiera corrido una maratón.
A duras penas pude regresar a casa. Tentaciones tuve de coger un taxi.
Después de la sesión de sólo media hora, tuve que echar una siesta de tres horas, tras las cuales desperté con agujetas en los glúteos.
Y hoy, tras ocho horas de sueño reparador, casi no me he podido levantar.
De hecho, estoy escribiendo esta entrada con el portátil encima de mi recto abdominal porque no me puedo ni sentar.
¡La power plate esa es la leche!

Y aún me quedan cuatro sesiones...

SNOW CAKE


Parar a veces es la parte más importante del camino.
Me ha encantado.

viernes, 8 de octubre de 2010


Que levante la mano quien no tenga alguna palabra por decir olvidada en el tintero.

jueves, 7 de octubre de 2010

CRUZO LOS DEDOS

Y aprieto las pestañas.
Invoco a los hados para que inclinen la balanza a tu favor.

Apretar las pestañas requiere de una gran habilidad y enorme práctica.
Sigo apretando.
Abro los ojos y los hados se han convertido en chiribitas de colores.
¿Cuánto pesa la necesidad?

miércoles, 6 de octubre de 2010

FICCIONES

¿Por qué será que las cosas nunca son como las imaginamos?
¿Tal vez porque no es tan fiero el león como lo pintan?

FUTILIDADES


Es inútil perseguir a un gato.
Mucho más efectivo es esperar pacientemente a que se te acerque y se deje acariciar.

Palabra de gata.

martes, 5 de octubre de 2010

OBVIEDADES


Si el leopardo es incapaz de dejar de tener manchas, la gente es incapaz de cambiar.

La naturaleza es así: lo que te ha tocado, te ha tocado, y no hay más tutía.

lunes, 4 de octubre de 2010


Hay días como hoy en los que tengo en la cabeza mil cosas pero en mis tripas sólo hay aire...
¡Qué hambre tengo, por dios!

Quien me acerca un frigorífico,
para pillar lo que sea,
para zamparme un bocata;  
para comerme un puchero
al calor del microondas.

Perdonadme, pero es lo que tiene el hambre, que agudiza el ingenio.