lunes, 31 de mayo de 2010

OJALÁ


No me apetece nada comenzar a andar.
Sigo lesionada.
El ánimo no me acompaña.
Las fuerzas me flaquean.
Así que voy a sentarme en la cuneta, por si pasara algún coche y me atreviera a hacer auto-stop.

3 comentarios:

  1. Buena idea, ahora mismo voy por uno a la máquina de refrescos.

    ResponderEliminar
  2. Cuando las fuerzas flaquean, haz caso a tus fuerzas....

    ResponderEliminar